viernes, 4 de abril de 2014

El primer baño de un bebé recién nacido




www.amazingbirthphotos.tumblr.com
El Vernix caseoso, esa sustancia blanquecina gelatinosa que generalmente se puede apreciar en el cuerpecito del bebé tras el nacimiento, es producido durante el tercer trimestre.
Algunas de sus  funciones prenatales son:

  • Proporcionar una barrera temporal para la piel ante el ambiente humedo en el que el bebé vive mientras está en el útero. 
  • Facilitar la formacion de la piel en el utero
  • Proteccion del feto contra corioamnionitis aguda o subaguda (la inflamación de las membranas fetales externa (corion) e interna (amnion) debido a una infeccion bacteriana).

Durante el parto el vernix caseoso actua como un lubricante.
En el puerperio:

  • Exhibe propiedades antioxidantes, de limpieza de la piel, regulador de temperatura y antibacterianas.
  • Tambien es hidratante y tienes propiedades calmantes para la piel, la cual esta siendo expuesta al aire y tejidos extraños por primera vez.
  • Quizás lo mas asombroso de todo sea que el vernix ayuda al bebé a regular su temperatura en las primeras horas de vida.
  • Tras el nacimiento el vernix se reabsorbe rápidamente.

La ciencia moderna y la medicina occidental reconocen los beneficios del vernix. Un estudio respecto a la significacion del vernix publicado por la revista American Journal of Obstetrics and Gyneocology titulado “Las propiedades antimicrobianas del liquido amniotico y del vernix caseoso son similares a los encontrados en la leche materna” reveló que cierto numero de sustancias inmunologicas estaban presentes tanto en las muestras de liquido amniotico como de  vernix caseoso. Pruebas utilizando ensayos de inibicion del crecimiento antimicrobiano demostraron que estas sustancias eran efectivas en detener el crecimiento de patogenos perinatales comunes como son: el estreptococco grupo B., el K. Pneumoniae, C. Albicans y E. Coli
Los resultados de este estudio pusieron en entredicho las practicas utilizadas en el trato con recien nacidos. El estudio sugiere que el primer baño del bebé debe ser retrasado hasta por lo menos 24 horas después del nacimiento. 

Otras razones para retrasar el primer baño del bebé son:

  • Puede alterar la temperatura corporal del bebé. Los bebés no aprender a regular su temperatura hasta pasadas las primeras 24hrs de vida (por eso es importante entre otras cosas ponerles un gorrito nada más nacer, ya que la cabeza es la parte más grande de su cuerpo y por donde pierden más calor)
  • Puede interrumpir la formacion del vinculo entre la mamá y el bebé, especialmente si el baño lo lleva a cabo otra persona que no sea la madre.
  • Puede elevar la tension arterial del bebé y desencadenar hormonas de estrés


Una vez en casa 

Es muy frecuente leer en las revistas de puericultura que no es conveniente proceder al baño del bebé en sus primeros días de vida para así evitar que se moje el cordón umbilical, puesto que ello retrasaría la normal cicatrización del ombligo, y que es prudente esperar su caída y la cicatrización completa del ombligo para proceder a ello. Por otra parte también puedes leer que no es necesario esperar que se caiga el cordón para empezar a bañarlo siempre que luego se seque bien la zona pertinente. Aunque esta ultima opinión es la que prevalece, ya que además de la higiene el baño comporta que el bebé se relaje y disfrute con él, si prefieres esperar se puede asear al bebé con una esponja húmeda procurando no mojar el muñón umbilical durante los primeros dias.

El baño del bebé es una tarea sencilla si se lleva a cabo de manera adecuada convirtiéndose en un placer tanto para la madre como para el bebé.

Sea cual sea la habitación elegida para bañar al bebé hay que caldearla hasta alcanzar una temperatura aproximada de 22-25 grados.

Durante el primer mes de vida no se recomienda el uso de jabones, luego sí puede usarse jabón con pH neutro o jabón con glicerina.

Es importante tener la precaución de preparar con antelación todo lo necesario para  el  momento del baño (jabón neutro, esponja,toalla, loción hidratante, crema protectora, pañal etc.) para no tener que ir a buscarlo luego dejando solo al bebé. En un principio antes de introducir al bebé hay que llenar la bañera con agua (unos 12-15 cm. es suficiente) y comprobar su temperatura (unos 35-37 grados) procurando que no descienda para que el bebé no pase frio (puede comprobarse la temperatura simplemente sumergiendo el codo).

Salvo contraindicación es conveniente bañar al bebé todos los días (aunque si se falla algún día no pasa absolutamente nada). Puedes sin embargo, por diversas razones, bañarlo dos o tres dias a la semana aunque hay que asear o lavar ( las veces que sea necesario) aquellas zonas del cuerpo que se hayan ensuciado.

Por lo que al horario se refiere hay que señalar que es indiferente bañarlo a cualquier hora del día. Ahora bien es preferible (en el caso de que el bebé sea más bien inquieto) llevar a cabo tal tarea al final del día y siempre procurando sea a la misma hora (preferiblemente antes de la ultima o penultima toma y dependiendo siempre del horario de los padres) puesto que además de relajarlo y ayudarle a conciliar el sueño se da la circunstancia de que es posible que ambos padres puedan estar presentes en casa convirtiéndose todo ello en un momento agradable para los tres. Sin embargo también puede llevarse a cabo por la mañana o primera hora de la tarde según conveniencia.

Aunque no hay motivo para limitar el tiempo del baño, durante las primeras semanas es preferible que no dure demasiado (tres o cuatro minutos es suficiente). A los tres meses puede alargarse unos 10 minutos y a los seis un cuarto de hora. Si el día es caluroso y el bebé se encuentra a gusto puede alargarse su duración unos minutos mas procurando que el agua no se enfrié.

Despues del baño es conveniente hidratar la piel del bebé con alguna loción o aceite especifico. Es preferible aplicar las colonias en la ropa del bebé en lugar de directamente sobre su piel. Para finalzar puede darse algun masaje con aceites naturales.

La piel del bebé es muy delicada, en la primera semana de vida presenta una descamación que es completamente natural y no requiere cuidados adicionales, cremas o “ayudas”. De hecho, algunos bebés nacen con la piel descamada, sobre todo aquellos que nacen después de la fecha estimada.

www.pregnancy.about.com
Por otro lado, es posible que la cara, los hombros y la espalda del bebé estén cubiertos por un vello fino y lanugo. La mayor parte del lanugo se pierde dentro del útero materno; por este motivo, el lanugo se ve con más frecuencia en bebés prematuros. En cualquier caso, este pelo desaparece en pocas semanas.
suave, denominado

A muchos padres les preocupa el aspecto y cuidado del cordón umbilical del bebé. El cordón contiene tres vasos sanguíneos (dos arterias y una vena) rodeados de una sustancia gelatinosa. Este es un tejido muerto o necrótico que se desprende entre los siete y los doce días de vida. Hay que mantenerlo bien seco, asegurandonos de que se mantenga limpio en cada cambio de pañal; a medida que se seca el cordón va cambiando de color, de amarillo a marrón o negro, hasta que se desprende. Si no se seca bien, puede dar paso a una infección, llamada onfalitis, que puede ser grave,
www.slideshare.net
debido a la permeabilidad de los vasos umbilicales, condición que persiste hasta aproximadamente los 20 días de vida. En los casos más severos se suman a los síntomas la fiebre y signos de toxicidad. El primer signo de infección es que el ombligo huela mal. Si el cordón umbilical está anormalmente húmedo, con secreciones purulentas o turbias hay que consultar de inmediato al pediatra. También se producen enrojecimientos alrededor del ombligo e inflamación.

Además de la higiene, el baño es importante para el desarrollo del niño. El momento del baño se convierte en un ritual que los padres deben hacer con calma y con mucha disposición porque facilita el vínculo padre e hijo, estimula su desarrollo psicomotor, permite experiencias sensitivas (caricias, frío, calor, humedad) y sirve como elemento de juego. Además, estimula la circulación y los sentidos, ofrece relajación y produce sueño.

viernes, 28 de marzo de 2014

¿Por qué sangran las encías en el embarazo?


www.masmedicina.com
La gingivitis, una afección frecuente durante el embarazo, es una forma de enfermedad periodontal. Sus síntomas son: enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías al comer o cepillarse los dientes o pasarse el hilo dental. Llagas en la boca y un sabor desagradable que no desaparece también podrían ser síntomas. Hay que acudir al especialista en estos casos para un correcto diagnóstico.

La higiene bucal se convierte en un tema de vital importancia en el embarazo ya que debido a los cambios hormonales que se llevan a cabo, el cuerpo reacciona de manera distinta hacia las bacterias que provocan las enfermedades de encías.

La bacterias fácilmente se acumulan y provocan gingivitis, este tipo de inflamación de encías ha sido estudiado independientemente de todas las enfermedades de encía, y se le ha llamado Gingivitis del Embarazo (GE) y ocurre en el 60 al 75% de las mujeres embarazadas. Es frecuente que inicie en el segundo o tercer mes de embarazo pero su severidad se incrementa en el segundo trimestre; las encías se hinchan, huelen mal, duele tocarlas, sangran al menor estimulo y por lo general empeora la situación porque la futura madre no tiene una técnica de cepillado eficiente. Las bacterias que causan la Gingivitis y Periodontitis viven en el surco gingival, un espacio entre el cuello del diente y la encía. Las bacterias del surco gingival tienen acceso al torrente sanguineo y fluyen por el cuerpo de la mujer embarazada.

Usualmente la gingivitis no trae aparejado riesgo alguno, a menos que no se la trate a tiempo.

Por regla general desaparece tras el parto, pero conviene tenerla bajo control para evitar que degenere en periodontitis, una enfermedad que deja sin soporte al diente hasta provocar su caída. De ahí que los odontólogos recomienden hacerse dos revisiones de la boca durante el embarazo, una en el tercer mes de gestación y otra en el sexto.

Hay varias razones que hacen que la gingivitis sea tan frecuente durante el embarazo :

  • El incremento del flujo sanguíneo que se produce durante le embarazo es el causante de que las encías se inflamen y duelan, e incluso que sangren, aumentando el riesgo de padecer gingivitis.
  • También juega un papel importante el el riesgo de desarrollar gingivitis durante el embarazo el aumento de los niveles hormonales en esta etapa: Las hormonas implicadas en el embarazo estimulan la retención de líquidos por parte de los riñones para conseguir aumentar el volumen de sangre de la mujer. De este modo, una mujer embarazada tiene hasta un 40% más de fluidos en su cuerpo, lo que aumenta la cantidad de líquidos en todas las células del cuerpo de la mujer, incluidas las células del tejido de las encías. Este incremento de los líquidos de las células del tejido de la encía puede contribuir a la aparición de gingivitis. El flujo creciente de sangre puede hacer que las encías estén más sensibles e inflamadas. Estas mismas hormonas pueden hacer que la boca de una mujer embarazada sea más vulnerable a las bacterias y la formación de placa, las cuales también aumentan la sensibilidad de las encías durante el embarazo. Durante el embarazo el organismo produce una hormona, la relaxina, cuya misión es relajar las articulaciones de la gestante para facilitar el parto. Su efecto, como es lógico, también llega a los ligamentos periodontales de la boca, los que unen los dientes con el hueso. Esto hace que se produzca una pequeña movilidad de las piezas dentales, facilitando la entrada de restos de alimentos entre los dientes y las encías, y originando la inflamación de éstas. Si no se lleva a cabo una correcta limpieza bucal, esos restos de alimentos se convertirán con el tiempo en sarro (placa amarillenta y dura) y se introducirán cada vez más, pudiendo dejar al diente sin soporte. El aumento de prolactina y de estrógeno en el embarazo hace que algunas mujeres en período de gestación sean más suceptibles a problemas odontológicos como la gingivitis y las caries. Aunque no se pueden evitar el incremento de estas hormonas, si se puede prevenir la aparición de las enfermedades bucales durante el embarazo y atacarlas a tiempo si llegan a aparecer. Una correcta salud bucal previa y un constante chequeo en el odontólogo son claves en la salud bucal durante el embarazo.
  • Un factor menos relevante (y que no en todos los casos está implicado) serían las náuseas durante el embarazo, que podrían provocar en algunas mujeres la aversión hacia la pasta dental o a una higiene profunda de la boca, ya que le provocaría vómitos.
  • En el caso de que las náuseas vayan acompañadas de vómitos, el incremento de los vómitos durante el embarazo también puede perjudicar las encías. Ello es debido a que el ácido estomacal del vómito podría llegar a carcomer el tejido de las encías y el esmalte de los dientes, haciendo que la boca se vuelva mucho más sensible.
  • La congestion nasal que durante el embarazo puede provocar el exceso hormonal que inflama las mucosas nasales podría conllevar una respiración frecuente por la boca. La respiración oral habitual aumenta el riesgo de gingivitis y de caries.


¿Qué hacer para evitar la gingivitis del embarazo?
Antes de que la mujer se embarace tiene que acudir con el Dentista para que le realice una limpieza dental profunda. Es muy importante que el Dentista revise la técnica de cepillado y el uso correcto del hilo dental de la futura Mamá.
Una vez embarazada acudir de nuevo al Dentista en el segundo trimestre para que se evalúe su salud bucal, también para volver a hacer una limpieza dental profunda. En esta cita el Dentista pude prescribir algún enjuague bucal que ayude a mitigar las molestias de la encía.
Seguir una dieta sana y bien balanceada. Incluír alimentos fibrosos con bajo contenido de azúcar que promuevan un masaje de encías mientras se mastican. También se deben evitar los alimentos y bebidas que contengan azúcar refinada en grandes cantidades, y en cualquier caso lavarse los dientes inmediatamente después de consumirlos.
Evitar los enjuagues bucales que contengan alcohol.
Dejar de fumar.
Es importante tomar suficiente cantidad de vitamina C en la dieta, ya que ésta fortalece las encías y reduce el riesgo de sangrado.
Tomar la cantidad suficiente de calcio cada día para mantener los dientes sanos y fuertes.
Cepillar los dientes después de cada alimento, incluyendo los antojitos entre comidas. Utilizar el hilo dental una vez al día. El cepillado en la embarazada ha de hacerse a conciencia. Para llevarlo a cabo correctamente hay que seguir estos pasos:

  • Con un cepillo de cabezal pequeño, sin mojar y sin pasta dental, debe realizarse un barrido desde la encía hacía el diente, en sentido vertical y sin levantar el cepillo; hay que limpiar la cara interna y externa de todas las piezas.
  • Una vez terminada la operación de barrido, se procede a la limpieza con pasta dental: se coloca una pequeña cantidad en el cepillo y, sin mojar con agua, se limpia desde la encía hacia el diente, también en sentido vertical, en la parte interna, externa y oclusiva (zona que muerde) de todas las piezas; al terminar se escupe la pasta, pero no se enjuaga la boca con agua, de esta forma las propiedades de la pasta permanecen durante más tiempo en la boca. La pasta dental no debe ser abrasiva y sí algo fluorada, la mejor es la que venden en farmacias.
  • El cepillo de dientes debe ser suave para causar menos irritación de las encías.
  • Realice enjuagues de agua tibia con sal diaria o periódicamente (1 cucharadita de sal por cada vaso de agua).

Después de vomitar hay que evitar cepillarse los dientes inmediatamente después, se debe de diluir los ácidos gástricos haciendo enjuagues bucales. Esto ayudará a evitar que el ácido del vómito ataque los dientes. Una vez que se han hecho enjuagues proseguir con el cepillado normal esperando aproximadamente una hora antes de hacerlo.

¿Puedo recibir tratamiento dental durante el embarazo?
Durante el primer trimestre los órganos del bebé se están formando y es una etapa crítica de su desarrollo. Los procedimientos que no son urgentes se deben de postergar hasta el segundo trimestre o bien, hasta que nazca el bebé. En el segundo trimestre se pueden realizar procedimientos de urgencia o bien, las limpiezas de control con mínimo riesgo.
En el tercer trimestre no es recomendable ya que el sillón dental es muy incómodo y permanecer mucho tiempo acostada sobre la espalda puede ser inconveniente tanto para la madre como el feto.

Si existe sarro, el odontólogo lo quitará mediante una limpieza mecánica y, si considera que el problema es agudo, recomendará el uso de algún producto que contenga clorhexidina. En el mercado se puede encontrar en forma de pasta (para gingivitis leve) o gel (gingivitis grave). No se recomienda utilizar estos productos más de quince días seguidos, ya que pueden ennegrecer los dientes y alterar la flora bacteriana de la boca.

Si ya tenemos gingivitis, el mejor tratamiento para curar la enfermedad de las encías sería realizarse una limpieza bucal completa en el consultorio del dentista, aparte de seguir una correcta y frecuente higiene bucal. La gingivitis avanzada también podría llegar a requerir una técnica de limpieza especial, como el alisado radicular, proceso durante el cual se remueve completamente la placa presente en las raíces de los dientes.

En cualquier caso, recordemos que con las pautas citadas anteriormente la gingivitis durante el embarazo es muy fácil de prevenir, y nos ahorraremos preocupaciones y complicaciones innecesarias en estos momentos tan importantes para nuestra salud.

¿Qué condiciones se deben evitar cuando se planea tener un bebé?
Muelas del juicio en mala posición, cariadas o que se haya postergado su extracción.
Dientes cariados.
Empastes quebrados o que provocan dolor al tomar bebidas frías, calientes, al masticar o bien, sin razón aparente.
Gingivitis o Periodontitis.
Malos hábitos de higiene (cepillado dental deficiente y falta de uso del hilo dental).
Tratamientos dentales interrumpidos (cambio de empastes, endodoncias incompletas, etc).

Es una sabia decisión eliminar todo foco de infección o situaciones que pueden dar paso a problemas dentales. Si la mujer tiene muelas del juicio que empiezan a doler o que el dentista considera serán un problema durante el embarazo deberán ser extraídas. Los dientes cariados deben de ser tratados y los empastes antiguos deben de ser aprobados para seguir en la boca o bien, ser reemplazados por unos nuevos. Si alguna endodoncia fué interrumpida hay que finalizarla.

Otro problemas bucales relacionados al embarazo 
www.dermas.info
El Tumor del embarazo ( granuloma piógeno o épulis). Se observa como una bolita en la encía que sangra y duele mucho. Este tumor es provocado por la irritación que causa la placa dentobacteriana, es decir, una capa delgada de bacterias adherida al diente . Es un tumor beningno pero se debe de tratar y que es muy incómodo.


www.clinicaponsfuster.es


Si la gingivitis no se controla puede conducir a una forma más grave de la enfermedad periodontal llamada periodontitis. La periodontitis durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro, de bajo peso al nacer o de preeclampsia.


¿Por qué es importante tratar la gingivitis del embarazo?
Se ha estudiado la relación entre los nacimientos de bebés de bajo peso o prematuros con la presencia de enfermedades de encías en las mujeres.
Cuando la madre tiene excesivas cantidades de productos toxicos liberados por bacterias en la sangre se inicia una respuesta de liberación de prostaglandinas que pueden provocar contracciones del útero e inducir un parto prematuro.
Además, una vez que nace el bebé no es raro ver como Madre e hijo comparten la misma cuchara a la hora de la comida. Si la madre tiene dientes cariados o inflamación de encías le estará compartiendo algunas de sus bacterias que se encuentran en la saliva.
Un estudio publicado en la revista Journal of the American Dental Association encontró que las mujeres embarazadas con enfermedad periodontal crónica tenían entre 4 y 7 veces más probabilidad de tener un parto prematuro y bebés con bajo peso al nacer que las madres con las encías sanas.
Sin embargo, algunos de los estudios más grandes y recientes, incluyendo un estudio que se llevó a cabo en varios centros publicado en 2009 en American Journal of Obstetrics and Gynecology, no ha encontrado una conexión entre una enfermedad de las encías y estas serias complicaciones del embarazo.


lunes, 24 de marzo de 2014

Pie Zambo ¿y eso qué es?

espanol.kaiserpermanente.org
El pie equino varo también conocido como pie zambo (talipes equinovarus  - TEV) es un defecto de nacimiento, en el que el pie se encuentra en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo).
Sin tratamiento, las personas afectadas frecuentemente aparentan caminar apoyados en sus tobillos.
Es un defecto común de nacimiento, y ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 nacimientos. Aproximadamente el 50% de los casos de pie equino varo son bilaterales (o sea, sucede en ambos pies). En muchos casos hay una incidencia  de dismelia aislada (trastorno del desarrollo de las extremidades. Las extremidades son mas cortas de lo normal o se da ausencia o atrofia de los huesos). La incidencia en varones es más alta que en las mujeres.

Causa

Las distintas teorías hablan de una causa genética o familiar, de una causa mecánica, por falta de espacio para la formación del feto durante el embarazo, o bien de una detención precoz en el crecimiento del pie que hace que sus huesos no lleguen a ocupar su posición y forma correcta.
En ocasiones se encuentra asociada a niños que sufren enfermedades neuromusculares, y aunque éstas son poco frecuentes es conveniente la correcta exploración del recién nacido para descartarlas.
El pie equino varo congénito idiopático se presenta en niños por lo demás normales aunque también puede asociarse a otras anomalías congénitas

Diagnostico

Dado que esta malformación congénita se produce durante los primeros meses de la gestación suele ser posible su visualización en el estudio ecográfico del feto de 20 semanas, por lo que cada día es más habitual el diagnóstico de sospecha prenatal.

El diagnóstico de confirmación es fácil tras el nacimiento, observando la forma del pie hacia abajo (equino) y adentro (varo) y comprobando que por manipulación no somos capaces de obtener una posición normal.
Se necesita experiencia para distinguirlo de otras malformaciones congénitas del pie como el astrágalo vertical congénito, y de algunas deformidades de mucho mejor pronóstico como el metatarsus adductus o el pie talo.

Al nacimiento se pueden encontrar todos los grados de pie equino varo congénito, desde una deformidad mediana en la que se aprecia cierta elasticidad de los tejidos hasta una severa, en la cual los tejidos se encuentran duros y los dedos tocan el lado interno de la pierna.

El pie equino varo tiende a empeorar y se vuelve más rígido rápidamente después del nacimiento. La razón puede ser que hay una rápida síntesis de colágena en los tendones y ligamentos durante las primeras semanas de vida. Esta rápida síntesis de colágena inmediatamente antes y después del nacimiento, parece ser la causa de la gran tendencia de la deformidad a recidivar rápidamente después de la corrección en bebés prematuros y en la infancia temprana. La síntesis de colágena disminuye gradualmente hasta los cinco o seis años de edad, cuando la acumulación de colágeno en los ligamentos es muy baja.

Los factores más importantes a considerar en la determinación del grado de
severidad del pie equino varo son:

  • la reducción en el tamaño y el grado de retracción proximal de los músculos de la pantorrilla
  • la severidad del equino y varo del talón
  • la rigidez de la aducción del antepie
  • el grado de desplazamiento medial del escafoides
  • la profundidad los pliegues cutáneos en la cara posterior del tobillo y en la cara medial del pie.

Tratamiento

La meta del tratamiento es reducir o eliminar todos los componentes de la deformidad en equino varo, para que el paciente tenga un pie funcional, libre de dolor, con apariencia normal, plantígrado, con buena movilidad, sin callosidades y que no requiera de modificaciones en el calzado. No se puede
lograr un pie completamente normal y esto no debe ser la meta.

Desconocemos la etiología del pie equino varo congénito y por lo tanto, no podemos modificar la patología inherente de los ligamentos, tendones, y músculos que parecen determinar el grado de resistencia a la corrección y la posibilidad de recidiva.

La mayoría de los ortopedistas coinciden en que el tratamiento inicial del pie equino varo es no quirúrgica, y debe iniciarse en la primera semana de vida.

www.flickr.com
Un adecuado tratamiento ortopédico, basado en una sólida comprensión de la anatomía funcional del pie y en la respuesta biológica del tejido conectivo joven, y los cambios en la dirección del cartílago y el hueso debido al estímulo mecánico pueden  gradualmente reducir o casi eliminar estas deformidades en la mayoría de los pies equino varos.

Menos del 5 por ciento de los niños con una deformidad muy severa, pies cortos, regordetes, y ligamentos rígidos que no responden al estiramiento, requieren una atención especial.

Los padres de todos los niños con pie equino varo pueden estar seguros de que su bebé, cuando es tratado por manos expertas, tendrá un pie funcional, plantígrado, de aspecto normal, que no requiere de zapatos especiales y con una movilidad bastante buena.

El bebé debe estar completamente desnudo cuando se examina, primero en posición supina y luego en posición prona, con el fin de detectar posibles anomalías en la cabeza, cuello, pecho, tronco y columna vertebral. Posteriormente se deberá realizar un examen neurológico, seguido de la
evaluación de movimiento del tronco y extremidades.

El bebé debe ser examinado para detectar posibles anomalías en el rango de movimiento de caderas y rodillas. La rigidez o limitación del movimiento en otras articulaciones diferentes a los pies, indica mal pronóstico, ya que a menudo significan formas limitadas de artrogriposis (no es una enfermedad en si misma, sino un síndrome clínico que se da con poca frecuencia. Se caracteriza por la existencia de contracturas congénitas que afectan a varias articulaciones del organismo, sobre todo de los miembros y se asocia en ocasiones a anomalías de otros órganos como corazón, pulmón o riñón). Además, el pie equino varo muy corto o muy rígido puede ser la única manifestación de artrogriposis distal. En pacientes con artrogriposis  o mielomeningocele (espina bífida), sin embargo, la deformidad es más difícil o incluso imposible de corregir satisfactoriamente. Cualquier mejoría en la alineación obtenida es rápidamente perdida después de retirar el yeso. Las recidivas ocurren aún después de extensas liberaciones del tarso. Sin embargo, la corrección parcial puede ser obtenida con manipulaciones y yesos y estás correcciones deben ser aceptadas cuando el pie sea plantígrado aunque tenga una función deficiente.  Frecuentemente este tipo de pies pueden requerir liberación quirúrgica de las articulaciones del tarso e incluso una talectomía.

La mayoría de los pies equino varos tratados quirúrgicamente se vuelven rígidos y dolorosos después de la segunda década de la vida.

Los resultados antes de finalizar la madurez esquelética no predicen el resultado funcional a largo plazo.


  • Recidiva: Independientemente del tipo de tratamiento, el pie equino varo, tiene una gran tendencia a la recidiva. Se asume erróneamente que la deformidad recurre porque no ha sido completamente corregida. De hecho, la recidiva del pie equino varo es causada por la misma patología que inició la deformidad. El pie equino varo severo rígido, con una pantorrilla pequeña, tiene una mayor tendencia a la recidiva que el pie menos severo. A menos que se ferulice, la recidiva ocurre rápidamente en prematuros, y más lentamente en forma tardía. Las recidivas son raras después de los 5 años de edad y extraordinariamente raras después de los 7 años de edad, independientemente de si la deformidad está total o parcialmente corregida. Cerca de la mitad de las recurrencias son observadas entre los 2 y los 4 meses después de descontinuar las férulas, usualmente esto ocurre por iniciativa de la familia, cuando los padres ven que el pie parece normal, el niño ya camina y ceden ante la resistencia del niño a continuar utilizando las férulas nocturnas. 

  • Método Ponseti:  El tratamiento, conocido como el método Ponseti, consiste en la realización de manipulaciones suaves hasta obtener la mejor alineación posible y mantener esta posición con el vendaje de yeso. Esta pauta se repite cada semana hasta lograr la corrección completa. Es fundamental la correcta limpieza y conservación de dichos yesos para que el bebé esté lo más cómodo posible. En general, entre 3 y 5 cambios de yeso se consigue la corrección completa de la deformidad excepto la posición en puntillas. En este punto se debe realizar una pequeña intervención: alargamiento percutáneo del tendón de Aquiles. Se realiza con anestesia local y no precisa ingreso hospitalario. Inmediatamente después se coloca un último yeso en la postura de máxima corrección, que se deja entre dos y tres semanas. Como la deformidad tiene gran tendencia a reproducirse, después de conseguida la postura normal del pie, colocamos un pequeño aparato (férula de abducción) que mantiene los pies en la postura correcta. Este aparato está formado por unas botitas giradas hacia afuera y una barra que las une. En realidad se trata de un sistema dinámico que, además de mantener la postura, favorece la corrección cuando el niño flexiona las rodillas. El aparato se coloca unos cuatro meses durante las veinticuatro horas del día (aunque se saca para el baño y para vestirlo) y después se mantiene sólo cuando el niño está dormido (siesta y de noche) hasta los cuatro años de edad. 

podologiaentuvida.blogspot.com 
traumatologiainfantil.com

  • ¿Puede dejar secuelas?: Los resultados obtenidos al final del tratamiento generalmente son buenos y el niño puede realizar todo tipo de actividades físicas sin cojera ni discapacidad. La propia malformación suele cursar con un menor tamaño del pie (en general un centímetro) y de la pantorrilla (alrededor de un centímetro más delgada). Si el niño tiene los dos pies afectos, no suele reconocerse, pero si tiene sólo deformidad en un pie, sí se percibirá una leve asimetría. Sólo en algunos casos pueden existir un primer dedo más pequeño o una pierna algo más corta, en general sin repercusión funcional.

domingo, 23 de febrero de 2014

TROMBOCITOPENIA IDEOPATICA DEL EMBARAZO



Se entiende por "trombocitopenia" al déficit de plaquetas.

Las plaquetas son células de la sangre (al igual que existen otras células sanguíneas como los glóbulos rojos y los glóbulos blancos), que se encargan de la coagulación de la sangre cuando se rompe un vaso sanguíneo. También llamados trombocitos. Se producen dentro del hueso, en la medula osea. Son liberadas al torrente sanguineo y viajan por el cuerpo durante 7 días antes de ser destruidas por el bazo. El bazo es un órgano que se encuentra en la parte izquierda del abdomen debajo de las costillas.


Los niveles normales de plaquetas sanguíneas oscilan entre 150.000 y 450.000 x109/l. Demasiadas plaquetas harán que la sangre se coagule muy rápido. La falta de plaquetas puede conllevar a una alteración de la coagulación y una mayor tendencia a la hemorragia. Por tanto, con unos niveles de plaquetas por debajo de 150.000 x109/l ya podemos hablar de una "trombocitopenia".

La trombocitopenia (TCP) durante el embarazo es un problema común y puede tener diversas causas. Trombocitopenia asintomatica se observa en casi el 5% de los embarazos normales que llegan a termino y trombocitopenia, a veces severa, ocurre en el 15% de mujeres con preclampsia.

La púrpura trombocitopénica idiopática (PTI), también llamada púrpura trombocitopénica inmune, es la causa más común de trombocitopenia en el primer trimestre del embarazo; se presenta aproximadamente en uno de cada 1.000 embarazos, lo que representa el 5% de todas las causas de TCP durante éste.

La TCP con un recuento de plaquetas inferior a 50×109/l es rara: se presenta en menos del 0,1% de los embarazos.

La PTI es una enfermedad autoinmune que afecta a las plaquetas. En un problema autoinmune nuestro cuerpo crea anticuerpos que atacan a otra parte del propio cuerpo. En la PTI el cuerpo crea anticuerpos que atacan a las plaquetas. Una vez que los anticuerpos se adhieren a las plaquetas estas dejan de funcionar bien. También son eliminadas antes por el bazo al ser anormales.

- Idiopatico indica que la causa no es conocida

- Trombocitopenia es la falta de plaquetas

- Purpura hace referencia a un sarpullido de color morado/purpura.

Aunque se desconoce la causa de la PTI se sabe que tiene que ver con el sistema inmunologico. Por eso la enfermedad también se conoce como purpura trombocitopenica inmune.

Un recuento bajo de plaquetas durante el embarazo es algo comun, por este motivo puede ser difícil determinar si tu nivel bajo de plaquetas es debido al embarazo propiamente o a PTI. Si no tienes síntomas y tu recuento de plaquetas no es demasiado bajo normalmente solo necesitaras controles regulares.

Se cree que esta disminución de las plaquetas se debe a la hemodilución de la sangre propia del embarazo (aumenta mucho la cantidad de plasma con respecto al volumen de células sanguíneas) y a un supuesto atrapamiento de las plaquetas por parte de la placenta.

La madre suele estar asintomática y es muy raro que los niveles plaquetarios desciendan por debajo de 70.000 x109/l. Es conveniente derivar a la gestante a una consulta de hematología para valorar tratamiento con corticoides.

El parto puede ser vaginal, evitando la anestesia epidural y la monitorización interna cuando las plaquetas están por debajo de 100.000 x109/l.

En el tratamiento de la PTI durante el embarazo se debe tener en cuenta a la gestante y al feto, pero el objetivo primario debe ser la mejoría de la TCP de la madre. Durante el embarazo, la necesidad de tratamiento va a depender de la concentración de plaquetas y de la clínica hemorrágica de la mujer. Así, en las fases iniciales de la gestación, en mujeres con un recuento de plaquetas superior a 30×109/l y sin hemorragia, no estaría indicado el inicio del tratamiento; sin embargo, cuando la TCP se agrava o bien aparecen signos de hemorragia, debe iniciarse el tratamiento. Por otra parte, cuando la gestación llega a su término deben tomarse medidas más intensivas para intentar aumentar la concentración de plaquetas por encima de 50×109/l. Si en el momento del parto el recuento de plaquetas es superior a 50×109/l, es factible el parto vaginal sin incremento del riesgo de hemorragia; si el recuento de plaquetas es superior a 80×109/l, se puede realizar una anestesia locorregional (epidural o raquidea) sin aumentar el riesgo de hematoma epidural o considerar un parto por cesárea si esta fuera necesaria.

El tratamiento de la embarazada con PTI es similar al de las mujeres no embarazadas. Los corticoides pueden considerarse el tratamiento de elección en esta situación, a pesar de que algunos autores afirman que, cuando se prevé que el tratamiento con corticoides va a ser largo, es preferible la utilización de inmunoglobulinas ya que los corticoides aumentan la incidencia de hipertensión y exacerbación de la diabetes gestacional. Además, las inmunoglobulinas son útiles para incrementar de manera rápida la concentración de plaquetas como preparación para el parto.

La trombocitopenia suele desaparecer tras el parto, aunque a veces se mantiene los primeros meses de puerperio. La lactancia materna no está contraindicada. Tampoco se han descrito repercusiones fetales ni del recién nacido. Una vez que el bebe haya nacido se le hará un análisis para ver su recuento de plaquetas y en el caso de que sea bajo se le harán controles regulares, en el caso de necesitar tratamiento se puede usar medicacion intravenosa.














viernes, 14 de febrero de 2014

Labio Leporino y Paladar Hendido



El labio leporino y el paladar hendido son deformaciones congénitas de la boca y del labio. Estas anomalías afectan aproximadamente a uno de cada 700 nacimientos y son más comunes entre los asiáticos y determinados grupos de indios americanos que entre los caucásicos. Ocurren con menos frecuencia entre los afro-americanos. 

El labio leporino y el paladar hendido se desarrollan en la etapa temprana del embarazo. El labio leporino ocurre cuando el tejido que forma el paladar y el labio superior no se unen antes del nacimiento. Esto causa una abertura en el labio superior. Esta abertura puede ser pequeña o puede ser una grande que va desde el labio hasta la nariz. Puede ser en un lado u otro del labio, o con menor frecuencia, en el medio del labio.
Algunos niños con labio leporino pueden tener el paladar hendido. Esto ocurre cuando falla la unión de las prominencias palatinas laterales o maxilares con la prominencia palatina media o frontonasal durante el desarrollo del embrión. El velo del paladar presenta una fisura o grieta que comunica la boca con la cavidad nasal. Puede estar afectado solo el paladar blando que está hacia atrás junto a la garganta, o incluir el paladar duro formado de hueso y afectar también el maxilar.  También es frecuente que la campanilla o úvula esté dividida (bífida).

Uno de cada setecientos nacimientos a nivel mundial presenta paladar hendido.   Un niño puede tener un labio leporino, el paladar hendido o ambos. El labio leporino y el paladar hendido juntos son más comunes en los niños que en las niñas. Es uno de los defectos de nacimiento más frecuentes (aproximadamente, constituye el 15% de las malformaciones congénitas). Es también importante saber que la mayoría de los bebés que nacen con una hendidura son sanos y no tienen ninguna otra anomalía congénita.

Causas
Todos los fetos tienen una abertura en el labio y en el paladar durante la etapa temprana del embarazo. En el desarrollo fetal normal, estas aberturas se cierran durante el embarazo. Si una de estas aberturas, o ambas, no cierra, el resultado es una hendidura oral-facial. La causa exacta del labio leporino y del paladar hendido no se conoce completamente. El labio leporino o el paladar hendido, o ambos son causados por múltiples genes heredados de ambos padres, así como también factores ambientales que los científicos todavía no comprenden totalmente. Cuando una combinación de genes y factores ambientales causa una condición, la herencia se denomina "multifactorial" (muchos factores contribuyen a la causa). Puesto que están implicados los genes, las probabilidades de que se vuelva a presentar un labio leporino o un paladar hendido, o ambos en una familia son elevadas, dependiendo del número de miembros de la familia que tengan labio leporino y/o paladar hendido.

Factores de riesgo 
Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo incluyen:

Para el bebé:
Tener otros defectos de nacimiento
Sexo masculino
Tener hermanos, padres u otro pariente cercano que haya nacido con una hendidura oral-facial
Un genetista puede definir mejor el riesgo real, el cual puede variar enormemente entre una y otra familia
En general, si un niño de la familia tiene paladar hendido, el siguiente hijo tiene cerca de 4% de probabilidades de nacer con el mismo defecto. Si el niño solamente tiene labio leporino, el riesgo de que el siguiente hijo nazca con dicho defecto es cerca de 2%.

Para la madre durante el embarazo:
Tomar ciertos medicamentos, como anticonvulsivos (en especial, fenitoína ) o ácido retinoico (utilizado para tratar afecciones de la piel, como el acné)
Consumir alcohol
Padecer alguna enfermedad o infección
Tener una deficiencia de ácido fólico al momento de concebir o durante la primera etapa del embarazo

Diagnóstico
Un doctor puede diagnosticar el labio leporino o el paladar hendido al examinar al bebé recién nacido. Rara vez, un paladar hendido parcial o "sub mucoso" puede no ser diagnosticado por varios meses o incluso por años.
El labio leporino y el paladar hendido a veces están asociados a otras condiciones médicas. Tu médico debería ser capaz de deciros si la hendidura de vuestro  hijo es o no parte de un "síndrome".
También se puede realizar el diagnóstico prenatal (antes del nacimiento) mediante una ecografia.  El labio leporino es más fácil de diagnosticar de forma  prenatal que el paladar hendido. El diagnóstico puede realizarse desde las 18 semanas de embarazo. El diagnóstico prenatal le da a los padres y al equipo médico la ventaja de planear por adelantado el cuidado del bebé.

Complicaciones
Más allá de la deformación estética (abertura visible en el labio o en el paladar), las posibles complicaciones que pueden estar asociadas con un labio leporino o un paladar hendido incluyen, pero no están limitadas a, las siguientes:

  • Dificultades de alimentación: Se presentan más dificultades para la alimentación con las anomalías del paladar hendido. El bebé puede ser incapaz de succionar adecuadamente porque el paladar no está formado completamente.
  • Infecciones del oído y pérdida auditiva: Las infecciones del oído se deben a menudo a una disfunción del tubo que conecta el oído medio y la garganta. Las infecciones recurrentes pueden llevar a una pérdida auditiva.
  • Retrasos del habla y del lenguaje: A causa de la abertura del paladar y del labio, la función muscular puede verse reducida, lo que conduce a un retraso en el habla o habla anormal. 
  • Problemas dentales: Como resultado de las anomalías, es posible que los dientes no puedan salir normalmente y por lo general se requiere tratamiento de ortodoncia.

Cómo alimentar a un bebé que tiene el paladar hendido
La preocupación más inmediata para un bebé que tiene el paladar hendido es la buena nutrición. Para los niños que tienen el paladar hendido la succión es difícil a causa de la mala formación del paladar. Los niños que tienen sólo labio leporino (sin paladar hendido) normalmente no tienen dificultades de alimentación. A continuación te damos unas sugerencias para ayudar en la alimentación de tu bebé:
Puedes darle el pecho al bebé. Tomará más tiempo y paciencia. Estate preparada para intentar métodos alternativos si éste no le está proporcionando una buena nutrición a tu bebé. Puede utilizar un sacaleches y alimentar al bebé con leche materna mediante otras técnicas.
Manten al bebé en posición erguida para evitar que el alimento se le salga por la nariz.
Puedes utilizar otros dispositivos para la alimentación. Consulte con un especialista  para obtener más información.
Se recomiendan las tomas o comidas frecuentes y cortas. Este proceso puede ser lento y frustrante; sin embargo, tu bebé recibirá más calorías, y por lo tanto aumentará de peso.

Hay muchos tipos de biberones y tetinas en el mercado que pueden ayudar en la alimentación de un bebé que tiene el paladar hendido. Consulta con el especialista  acerca de qué tipo es el más apropiado para él.

A continuación te damos unos ejemplos:

  • Tetina NUK: Esta tetina puede colocarse en los biberones regulares o en los biberones con bolsas desechables. Puede hacerse el agujero más grande haciendo un corte entrecruzado en el medio.
  • Mead Johnson Nurserâ: Éste es un biberón suave de plástico, que es fácil de apretar y tiene una tetina grande con un corte cruzado. Con este sistema, usted puede utilizar cualquier tetina que el bebé prefiera.
  • Haberman Feederâ: Éste es un biberón especialmente diseñado con una válvula que ayuda a controlar el aire que el bebé toma y a impedir que la leche regrese al biberón.
  • Jeringuillas: Éstas pueden utilizarse en los hospitales después de una cirugía de labio leporino o paladar hendido, o ambos y también puede utilizarse en el hogar. Normalmente, se une un tubo suave de goma al extremo de la jeringa, que se coloca luego en la boca del bebé.
  • En algunos casos, pueden añadirse suplementos a la leche materna o a la fórmula (leche comercial) para ayudar a que tu bebé satisfaga sus necesidades calóricas. Consulta con el especialista  acerca de otros dispositivos para el hogar (por ejemplo, vasos de papel pequeños).


Tratamiento
A menudo, una cirugía puede cerrar el labio y el paladar. La cirugía para el labio leporino se hace, generalmente, antes de los 12 meses de edad. La cirugía para el paladar hendido se realiza antes de los 18 meses. Muchos niños pueden tener otras complicaciones. Pueden necesitar otras cirugías, cuidado dental y ortodoncia y terapia del habla cuando crezcan.
Con tratamiento, la mayoría de los niños con hendiduras orofaciales tienen buenos resultados y una vida saludable.

El tratamiento del labio fisurado y el paladar hendido depende de la severidad de la malformación. La mayoría de los niños son atendidos por equipos de cirujanos craneofaciales durante su desarrollo, y su tratamiento puede durar toda la vida. Las técnicas quirúrgicas dependen del equipo de cirujanos. Por ejemplo, algunos piensan que el maxilar se debe tratar hasta los doce años, cuando ya salieron los dientes permanentes, para evitar múltiples cirugías durante el desarrollo. Otros piensan que después es más difícil corregir los problemas de lenguaje. En todo caso el tratamiento puede ser diferente dependiendo del tipo y de la severidad de la fisura.

Entre los 2 y 3 primeros meses después de nacido, se realiza la cirugía para cerrar la hendidura del labio. Mientras la cirugía puede ser realizada poco después del nacimiento, la edad a menudo preferida es de aproximadamente 10 semanas de edad, después "de la regla de los 10" acuñada por los cirujanos Wilhelmmesen y Musgrave en 1969 (el niño tendrá al menos 10 semanas de edad; pesa al menos 10 libras (5kgs), y tiene al menos 10g hemoglobina). Si la hendidura es bilateral y extensa, puede requerirse dos cirugías, un lado primero, y el segundo lado unas semanas más tarde. A menudo una hendidura labial incompleta requiere la misma cirugía que la hendidura completa.
http://www.secpre.org




Para reparar el labio leporino el cirujano realizara unas incisiones a cada lado del labio hasta la nariz







http://www.secpre.org



Los dos extremos del labio leporino son aproximados para recrear un contorno normal del filtrum del labio








http://www.secpre.org


La cicatriz resultante se hará menos visible con el paso del tiempo.










A menudo una fisura palatina es temporalmente cerrada usando un obturador palatal. El obturador es una prótesis hecha para encajar en el paladar y cubrir el hueco.
Las reparaciones del paladar hendido normalmente se hacen entre los 9 y los 18 meses de edad, pero antes de la edad de 2 años. Ésta es una cirugía más complicada y se hace cuando el niño es más grande y puede tolerar mejor la cirugía. El médico de tu hijo decidirá la edad exacta para la cirugía. El objetivo de esta cirugía es reparar el paladar de forma que su hijo pueda comer y aprender a hablar normalmente. Aproximadamente el 20-25% sólo requiere una cirugía palatal que consiga una válvula velofaríngea competente capaz de producir una voz normal, no hipernasal, aunque algunas veces, es necesaria una segunda operación.

http://www.secpre.org


 Para la reparación del paladar fisurado se realizan incisiones a cada lado del paladar.








http://www.secpre.org


Ambos extremos del paladar son aproximados para reconstruir el techo de la boca.










Prevención
Si estas embarazada o quieres tener un bebe puedes hacer lo siguiente para ayudar a prevenir las hendiduras orales-faciales en tus futuros hijos:

  • Consumir 400 microgramos de ácido fólico diariamente al tomar un multivitamínico o comiendo alimentos que contengan ácido fólico, tales como:
    • Frutas y zumo de naranja
    • Vegetales de hojas verdes
    • Pasta, arroz, pan, harina y cereales
  • No fumar o ingerir alcohol durante el embarazo.
  • Tomar medicamentos durante el embarazo sólo como lo indique el médico.
  • Tener cuidados prenatales tempranos y de manera regular.
  • Si tienes factores de riesgo para una hendidura oral-facial busca el consejo médico sobre medidas adicionales para prevenir el trastorno y considera la asesoría genética.


sábado, 8 de febrero de 2014

Aromaterapia en el embarazo y el parto

La aromaterapia es una terapia alternativa natural que utiliza aceites esenciales que se extraen de flores, tallos, raíces de plantas y hojas.

La aromaterapia puede utilizarse en el baño, en aceite para masaje, en un vaporizador o en un quemador.

Los aromas cambian nuestros estados de ánimo porque el bulbo olfativo está en contacto directo con las células del cerebro; si tenemos algún cambio emocional poniendo el aceite esencial en un quemador o esparciendo el aroma por el ambiente o simplemente en un pañuelo nos ayudará a encontrar el equilibrio.

Si se utiliza como aceite para masaje debes tener cautela, porque algunos de estos aceites pueden ser irritantes o no debes usarlos sobre todo durante los tres primeros meses de embarazo.

Durante los primeros cuatro meses los aceites esenciales recomendados son el pomelo, bergamota, naranja, melisa o sándalo. Por ejemplo, para controlar la ansiedad puedes darte un baño para relajarte con 3 gotas de sándalo y 3 de melisa.
De cinco a siete meses de embarazo, puedes prevenir las estrías con una mezcla de aceite de almendras con 3 gotas de incienso y 3 gotas de limón y masajear las piernas y los costados del abdomen. Para las piernas y tobillos hinchados por la retención de líquidos puedes usar compresas frías con agua que se mezclará con 6 gotas de ciprés.
Después de los siete meses,podemos agregar en dosis bajas manzanilla, salvia esclarea, lavanda, rosa y romero para masajes y baños relajantes.

Al usar Aceites Esenciales hay que tener en cuenta las siguientes precauciones

1. Los Aceites Esenciales en estado puro no deben aplicarse directamente sobre la piel ni sobre las mucosas externas e internas sin recomendación.
2. Mejor no aplicar sobre la piel las esencias (perfumes) sintéticos, usar únicamente en difusores ambientales
3. En caso de contacto accidental de los Aceites Esenciales con la piel, las mucosas o con los ojos, lave la zona afectada con agua abundante y después coloque unas gotas de aceite vegetal para diluir cualquier residuo dejando calmar la irritación provocada…
4. Los Aceites Esenciales puros son altamente inflamables, por lo que debe mantenerlos apartados de cualquier fuente de calor.
5. No ingerir los Aceites Esenciales por vía oral sin indicación de un profesional
6. No cambiar por su propia voluntad la indicación aromaterapeutica y no aumentar las dosis recomendadas en el tratamiento aromático.
7. Cuando no se usen los Aceites Esenciales, los frascos deben almacenarse bien cerrados, y fuera del alcance de la luz solar directa y el calor, y los niños…
8. Hacer prueba cutánea para evitar la reacción alérgica. Incluso alérgicos a perfumes pueden beneficiarse de los Aceites Esenciales. Lo más importante para la embarazada es no utilizar un aceite que le provoque alergia.
9. Algunos Aceites Esenciales, como los obtenidos de cascaras de cítricos, de Angélica o de Verbena son fototósensibilizantes, por lo que deben ser aplicados algunas horas antes de la exposición al sol ya que en zonas del cuerpo expuestas al sol pueden aparecer manchas en la piel y se debe usar los aceites esenciales dermocáusticos (canela, tomillos, oréganos y ajedrea) siempre muy diluidos ya que pueden ser irritantes para la piel.
10. Por supuesto, nunca debes utilizar un aceite esencial cuya fragancia te desagrade, especialmente ahora que tienes el olfato tan sensible, ya que podría provocarte náuseas.

Algunos Aceites Esenciales tienen propiedades que no son favorables (o son prohibidas) durante el periodo de embarazo:

EMENAGOGOS: provocan fenómenos congestivos en la membrana uterina promoviendo y regulando la menstruación, por lo que deberían ser evitados al comienzo del embarazo: Angélica, Albahaca, Alcaravea, Hisopo, Zanahoria, Mejorana, Mirra, Romero, Salvia (Salvia officinalis), Salvia romana (Salvia sclarea), Manzanilla, Lavanda (Lavandula officinalis), Comino, Hinojo, Gálbano, Jazmín, Enebro, Nuez Moscada, Orégano, Perejil, Menta, Rosa, Santonina, Estragón, Tomillo…

UTERINOS: Tonifican el útero: Salvia romana, Clavo, Incienso, Jazmín, Melisa, Mirra, Rosa…

PARTURIENTOS: Facilitan el parto: Anís, Albahaca, Salvia romana, Clavo, Eneldo, Jazmín, Enebro, Lavanda, Nuez Moscada, Perejil, Rosa, Hierbabuena

ABORTIVOS: pueden provocar un aborto: Ruda, Tuya, Artemisa…

No se debe olvidar que los Aceites Esenciales son sustancias poderosas y altamente concentrados en sus principios activos, así que no olvides el principio de Paracelso, según el cual “toda sustancia es medicamento y veneno, la diferencia radica en las dosis”. 

Los siguientes aceites esenciales son ideales para el parto. 

Debido a la sensibilidad al olor durante el parto, lo mejor es utilizar solo un par de los aceites a la vez.

Neroli, bergamota, rosa, manzanilla o incienso ayuda a aliviar el miedo y la ansiedad, y promover la relajación entre las contracciones. Estos son buenos aceites a utilizar en un difusor.

Es posible que ya esté familiarizado con la lavanda como un medio para la promoción de una buena noche de sueño. El aroma es bien conocido por ayudar a la relajación y promover la calma. El aceite también es un analgésico que estimula la circulación y la curación y puede fortalecer las contracciones. La lavanda es buena para los dolores y ayuda a equilibrar y calmar la parturienta. Después de que el cuello uterino haya dilatado al menos 2 cm, puedes considerar tomar un baño de lavanda 30 minutos. Los estudios demuestran que esto puede mejorar el progreso en el trabajo de parto y reduce significativamente la necesidad de medicamentos.

Entre las contracciones, un masaje en los pies o en la zona lumbar  puede calmar y estimular el alivio del dolor. Añadir 20 gotas de lavanda y 8 gotas de salvia en 100mls de aceite de oliva.

La Salvia (Clary sage) es uno de los aceites que se deben evitar durante el embarazo en sí, pero puede fortalecer las contracciones durante el parto. Es también un gran aceite para levantar el ánimo y reducir la ansiedad, pero no se recomienda u uso si utiliza el oxido nitroso.

Jazmín, lavanda, o compresas de salvia pueden estimular o fortalecer las contracciones y compresas frías en la frente para refrescar. Para preparar una compresa sólo tiene que añadir 3-4 gotas de aceite esencial en un recipiente con agua tibia o fría. Coloque una franela sobre la superficie del agua para absorber la película de aceite, escurra la tela y aplique sobre la zona. La compresa impregnada con Jazmín actúa como un tónico uterino, analgésico y antiespasmódico y puede ser utilizado para el alumbramiento (ayudar a la salida de la placenta).

1 gota  de Aceite de menta ofrecido en un pañuelo puede evitar las náuseas, o puede ser utilizado como un “pick-me-up” durante la fase de transición, para luchar contra la fatiga.

Si el estar en  tensión impide que se abra el cuello del útero durante las contracciones, un masaje abdominal o una compresa de 8 gotas de Nardo, 7 gotas de jazmín y verbena, y 3 gotas de limón en 100mls de aceite de oliva puede ayudar.

El aceite de rosa es un tónico uterino y antidepresivo.

El de Geranio ayuda a la respiración y aumentar la circulación.

La Mejorana es un tónico uterino que también ayuda a la respiración y puede ayudar a disminuir la presión arterial. También es un analgésico eficaz y antiespasmódico

Concentraciones

Si vas a utilizar un quemador de aceite o vaporizador añade unas gotas de aceite en el agua.
Puedes combinar dos o tres aceites al mismo tiempo, pero es mejor no usar más de cuatro.
Si necesitas un fuerte estimulo con un aceite en particular, entonces tu pareja o tu “compañero de parto” puede poner un par de gotas en un pañuelo para que lo mantengas cerca de la nariz e inhales.
Si utilizas los aceites para un masaje, utiliza 20 gotas de aceite por cada 100 ml de aceite portador. Hay varios aceites portadores para elegir: Aceite de almendras dulces, aceite de semilla de uva, jojoba, germen de trigo y aceite de oliva son buenos ejemplos.
Si tienes alergia a las nueces mantente alejada de aceites de frutos secos derivados.
Es posible que prefieras el ligero aroma de aceite de un soporte a otro, así que es una buena idea experimentar con anticipación.