lunes, 15 de diciembre de 2014

Un bebé por Navidad


ellahoy.es

Si vuestro bebé ha nacido este año esta va a ser una Navidad muy especial. 

En todas las familias, por estas fechas, echamos de menos a los seres queridos que ya no están con nosotros pero una nueva vida hara que esa falta nos resulte mas llevadera.  Muchas personas sienten nostalgia o se deprimen por Navidad pero eso es prácticamente imposible cuado las fiestas navideñas son vistas con los ojos de un niño.

Los papas y mamas primerizos suelen aprovechar estas fechas para pedir a los Reyes Magos regalos aptos para la edad y crecimiento del bebé .  Es importante que tengamos en cuenta no solo la seguridad de los productos infantiles sino tambien la etapa de desarrollo a la que van dirigidos ya que en cada etapa desarrollan distintas habilidades. Por ejemplo, durante el primer año de vida los juguetes mas adecuados son los que les hacen moverse y que son agradables al tacto.

amagicmother.blogspot.com
Hablando de los Reyes Magos, si quereis llevar al bebé a hacerse su primera foto con los Reyes o Papá Noel debeis tener en cuenta que aunque a vosotros estos personajes puedan pareceros simpáticos y adorables para el bebé pueden ser figuras imponentes, que dan miedo con sus barbas y ropajes. Deja que el bebé les observe a una distancia prudencial y luego ir acercandoos sin prisa. Si el bebé sigue atemorizado manteneros, al menos uno de vosotros,  a su lado durante la foto o incluso dejadlo para otro dia.
Tambien podeis llevarle a ver la Cabalgata de Reyes, donde seguro que disfrutareis viendo su cara de asombro, pero llevadle bien abrigado y evitar esperas o caminatas largas.

Si la tradición familiar exige la celebración de las cenas navideñas en casa de los abuelos, los tios… conviene intentar respetar los ritmos propios del bebé ya que los niños son menos flexibles que los adultos y no tienen nuestra capacidad de adaptación.

Estas ocasiones de contacto familiar son buenas para la socializacion del niño pero debemos intentar no agobiarlos con constantes achuchones.

Hay que despejar el lugar de posibles peligros, ya que sobre todo si el bebé ya se mueve se dedicara a ir en busca de novedades.
o   Situar el arbol de Navidad fuera de su alcance
o   Cuidado con objetos y alimentos que puedan producir atragantamientos como pequeñas piezas del belén
o   Velas encendidas…

Las comidas de los adultos en estas fechas no son las mas adecuadas para un bebé. Si tiene  mas de seis meses y le apetece probar algo podemos darselo, siempre con prudencia y en pequeñas cantidades. Si vamos a cenar tarde, es mejor darle su cena antes para que no se desajusten sus horarios y nosotros podamos cenar mas tranquilos después.

Estas celebraciones implican acostarse tarde, una buena siesta puede ayudar al bebé a trasnochar un poco. Si vuestro bebé es un niño que tolera mal que se alteren sus horarios estar despierto a deshora puede volverle irritable. Es conveniente disponer lo necesario para, incluso fuera de casa, acostarle rodeado de las cosas que le dan seguridad (su peluche, su pijama, su mantita…) y, en la medida de lo posible,  en un espacio tranquilo.

Recordad que no solo es el bebé el que debe adaptarse a situaciones nuevas, todo ha cambiado tambien para vosotros y si intentais ajustaros al bebé en la medida de lo posible conseguiréis que sea una primera Navidad feliz y memorable para todos.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Alergia o intolerancia a la proteína de la leche ¿Cual es la diferencia?

 


La alergia a la leche ocurre cuando el sistema inmunitario interpreta equivocadamente que la proteína de la leche es una sustancia peligrosa, contra la que se debe defender el organismo.


La alergia a la leche la pueden padecer personas de todas la edades, aunque  se trata de un tipo de alergia que abunda más en los lactantes (la padecen entre el 2% y el 3%), aunque la mayoría de ellos la supera con la edad, cuando el niño tiene entre 3 y 5 años.


Muchos de los niños que son alérgicos a la leche de vaca también reaccionan a la leche de cabra y a la de oveja, y algunos también son alérgicos a la proteína de la leche de soja.


Los lactantes amamantados son menos proclives a desarrollar una alergia a la leche que los alimentados con leche artificial.  Los investigadores no acaban de entender por qué algunos desarrollan este tipo de alergia y otros no, aunque se cree que en muchos casos la alergia tiene un importante componente genético.


Los síntomas de alergia a la leche incluyen:


  •         Llanto inconsolable

  •        Irritabilidad

  •        Cólicos

  •        Calambres estomacales

  •        Vómitos

  •        Diarrea

  •        Sarpullidos

  •        Urticaria

  •        Eczema

  •        Dificultades respiratorias

Si a tu bebé le diagnostican alergia a la proteína de la leche de vaca y :


  •       le estas dando el pecho, puede ser que esté reaccionando a las proteínas de la leche que le estés pasando de tu alimentación a la leche materna. Si este fuera el caso, probablemente tendrías que cambiar tu alimentación. Tu pediatra te dará las recomendaciones oportunas.

  •    se está alimentando de fórmulas lácteas, es posible que el pediatra le recete una fórmula hidrolizada. La proteína de estás fórmulas ha sido descompuesta en partículas más pequeñas, de manera que el sistema inmunológico del bebé no los reconozca como un alérgeno (este proceso no altera el valor nutritivo de la fórmula).

Controlar la alergia a la proteína de la leche de vaca supone eliminar todo tipo de leches de vaca de la alimentación del bebé. Esto implica acostumbrarte a leer todas las etiquetas e ingredientes de cada alimento, ya que puede estar presente donde menos te lo imaginas.


La alergia a la leche no es lo mismo que la intolerancia a la lactosa. Esta afección, que consiste en la incapacidad para digerir el azúcar lactosa que contiene la leche, es muy poco frecuente en los lactantes y mucho más frecuente en los niños mayores y los adultos.


Mientras que la alergia a la leche supone una reacción inmune a una o más de las proteínas presentes en la leche, una intolerancia no afecta al sistema inmunitario. Esta surge de la incapacidad de digerir ciertas sustancias de la leche.


La intolerancia a la lactosa es extremadamente rara en los bebés. Entre un 5 y un 15% de personas de raza caucásica y mas del 80% de personas de ascendencia africana y asiática desarrollan con el tiempo intolerancia a la lactosa, pero los síntomas  no empiezan por lo general hasta finales de la niñez o comienzos de la edad adulta.


Otra afección transitoria que es común en las primeras semanas de vida y puede llegar a persistir durante varios meses es lo que se conoce como deficiencia funcional de lactasa. El bebé tiene deposiciones muy acuosas y muchos gases pero por lo demás esta sano.  Esto quiere decir que aún es demasiado pronto para que el bebé digiera correctamente la leche como alimento.  A medida que el bebé crece y aumenta de peso la deficiencia funcional de lactasa se irá reduciendo y será conveniente volver a introducir la leche en su dieta.


 



Alergia o intolerancia a la proteína de la leche ¿Cual es la diferencia?

domingo, 30 de noviembre de 2014

¿Dejamos que el bebé se alimente solo?


www.mommy.connections.ca

La alimentación complementaria a demanda (ACD), en ingles “Baby led weaning” significa dejar que tu hijo se alimente solo desde el principio de la introducción de alimentos a la dieta de leche que hasta ese momento había llevado el lactante.

De acuerdo con las investigaciones mas recientes los bebes empiezan a intentar coger la comida sobre los 6 meses de edad, que es también el momento en que, de acuerdo con las indicaciones de la OMS, la mayoría de las mamás empiezan la introducción de alimentos por indicación de sus pediatras.

Los patrones motores orales necesarios para comer y tragar sólidos incluyen la lateralización y elevación de la lengua y masticar o mordisquear. Al contrario del reflejo de succión con el que nacen los bebés, la coordinación de estos patrones es aprendida. Cuando al niño se le ofrece una cuchara con puré va a tender a succionar. Muchos niños se atragantan y esto normalmente se ve como parte del proceso de introducción de sólidos. Estudios actuales sugieren que malas experiencias con la comida a una edad temprana llevan a una mala aceptación de la comida en años venideros. (Courtland, Harris y Emmett, 2009)

La ventaja de comenzar la alimentación complementaria a esta edad es que, para entonces, los bebés han desarrollado la capacidad de alimentarse por si mismos, y no purés, sino comida “de verdad”.  Solo hay que darles la comida en porciones del tamaño adecuado y si les gusta se lo comerán  y si no les gusta pues no.  También hay que tener en cuenta que superados los 6 meses no hay necesidad de restringir los alimentos que se le ofrecen al bebé, salvo que haya antecedentes familiares de alergias o alguna enfermedad relacionada con el sistema digestivo).

A través del juego, la curiosidad y la exploración los niños son los jefes de lo que se meten en la boca, como y cuando. Suelen comenzar cogiendo y chupando el trozo de comida antes de intentar comérselo.  

Los primeros intentos de ACD normalmente suponen la ingesta de muy poca cantidad de alimento mientras el bebe explora texturas, sabores,  colores y olores a través del juego. 

La alimentación con leche materna o de formula continua junto con ACD y la leche siempre se le ofrece al bebe antes de los sólidos durante los primeros 12 meses de vida.

www.kindercarepediatrics.ca
Hasta los mas fervientes admiradores de este proceso reconocen que es un proceso bastante “cochino” que supone mucho gasto.  Si la mayor parte de la comida del bebé acaba en el suelo, probablemente los nutrientes que reciba de su comida sean limitados. 


Las recomendaciones oficiales (OMS y UE) son dar purés o alimentos machacados junto con los alimentos en porciones al comenzar la ACD ya que, por ejemplo, el niño empieza a necesitar hierro de la dieta pues la leche ya no le aporta lo suficiente pero al bebé puede resultarle difícil masticar un trozo de carne cocida (la carne se suele ofrecer en trozos grandes inicialmente para que el bebé pueda chuparla y experimentar con ella.)

Según una teoría, el bebé elegirá alimentos con los nutrientes que necesite guiado por el sabor. El bebé aprende mirando e imitando a otros, permitirle que coma la misma comida y al mismo tiempo que el resto de la familia contribuirá a que el bebé tenga una experiencia positiva.

El que el niño se alimente solo ayuda a su desarrollo motor en muchas áreas vitales, como la coordinación mano – ojo y masticar. Anima al niño a ser independiente y normalmente supone una alternativa sin estrés para las comidas tanto para el bebé como para sus papás y, además los bebés no  necesitan dientes para morder y masticar les basta con las encías.

Es importante que la ACD no se inicie antes de que el niño de señales indicando que están preparados para tomar alimentos sólidos. El bebe debe ser capaz de sentarse, en el regazo de su mamá, en una trona o sin ayuda. También mostrara señales de querer participar en las comidas e incluso puede que ya haya empezado a intentar coger comida y metérsela en la boca.  

El desarrollo general del bebé mantiene el ritmo de su capacidad para manejar la comida con la boca y para digerirla. Si al bebé le cuesta llevarse la comida a la boca probablemente no esté preparado para comerla, por eso, es importante resistir la tentación de “ayudar” al bebé.

Los partidarios de este método aseguran que los bebes alimentados con ACD tienen menos riesgo de atragantarse con la comida ya que no son capaces de mover la comida desde la parte anterior de la boca hasta la parte de atrás hasta que han aprendido a masticar.

Los principios básicos de la ACD son:

  • -       Al principio del proceso el bebé puede rechazar alimentos, que podrán ser ofrecidos de nuevo mas adelante.
  • -       El bebé decide cuanto quiere comer. No hay que ofrecerle comida con una cuchara después
  • -       No hay que meterle prisa durante la comida
  • -       Se le pude ofrecer agua con la comida
  • -       Se empieza con frutas y verduras blandas. Los alimentos mas duros se cuecen para reblandecerlos lo suficiente para masticarlos con las encías.
  • -       No dar alimentos que pueden suponer un riesgo como los cacahuetes
  • -       Se le puede ofrecer yogur o papilla con una cuchara para que el bebé pueda aprender a comer él solo con cuchara

Los mejores alimentos para empezar la ACD son aquellos que tienen forma de patata frita , palito o que tienen forma de “mango” de manera natural como pueden ser ramilletes de brócoli cocido. Esto es porque cuando el bebé empieza a probar los sólidos no ha desarrollado todavía el movimiento de pinza (agarrar cosas entre el pulgar y el índice). Este movimiento lo desarrollará en los siguientes meses pero, por ahora, el bebé solo puede coger las cosas con el puño

Hay pocos estudios sobre este tema pero se sabe que es importante dar al bebé comida con tropezones blanditos para que vayan empezando a masticar. Bebés en los que la alimentación con tropezones no se inicia hasta pasados los 10 meses tiene mas probabilidades de rechazar la comida. También pueden estar menos abiertos a probar nuevas texturas y sabores al ir creciendo.

Esa es la esencia de la ACD. Nada de puré, olvídate de la batidora y de las combinaciones raras de frutas y verduras

miércoles, 26 de noviembre de 2014

CHARLA GRATUITA EN TIENDA BEBEPOLIS DE LAS ROZAS


LAS PLAZAS SON LIMITADAS. PARA INSCRIBIROS PONEROS EN CONTACTO CON NOSOTROS (FB, TWITTER O EMAIL) O EN INFO@BEBEPOLIS.ES    
NO OS LO PERDAIS....

martes, 25 de noviembre de 2014